Después de tanto tiempo

Hola mis queridos lectores, poco más de un año sin escribir.

Les cuento que fue un año muy pesado con trabajo y universidad, pero también un año lleno de aventuras.

Tengo ahora más de dos años de relación con la misma persona que les he contado en relatos pasados, cada día un poco más enamorado y amándolo cada vez más, pues como bien saben, solo el tiempo permite conocer lo que cada persona encierra en su interior, e ir poco a poco quitando las capas de personalidad que nos ponemos los seres humanos.

Con el pasar de los meses, me he dado cuenta de la increíble persona que tengo por novio, y cada vez estoy más convencido de que es la persona con la que he soñado pasar el resto de mi vida, aunque suene muy al estilo romántico, ha sido una persona que me ha hecho disfrutar de dar y recibir amor, en todo lo ancho del sentido de la palabra.

Sin embargo, y en esto espero que coincidan conmigo, es frustrante vivir en una sociedad tan llena de tabúes y estereotipos heredados, donde tachan de inmoral y antinatural el hecho de que dos personas del mismo sexo se amen de una manera pública, y con esto no quiero decir que se caiga en el hábito de andar apretando o tocándose en todas las esquinas de la cuidad, sino en el simple y llano hecho de caminar tomándose las manos, darse un beso cuando nos encontramos o nos despedimos.

Hoy, al salir de una clase en la U, vi a una persona que conocí en un curso dándose un beso con otro hombre, y me quedé un rato observando; ellos, se besaban con una pasión romántica que no caía en la lujuria (por poner una palabra) sino que era un beso largo tierno, interrumpido únicamente por el cruce de miradas entre ellos dos que denotaba un amor digno de una película de drama; pero me fijé aún más en las personas que reducían su velocidad peatonal para observarlos, y en algunos además de sorpresa, se notaba el desagrado de ver tal situación.

No puede evitar pensar en el asco de sociedad que nos heredaron, pues si bien es cierto que nos han metido el cuento de que la CR de nuestros abuelos era mejor, la verdad es que no estoy de acuerdo con ello, heredamos una sociedad marcada por un machismo enfermo, donde están muy marcados los “principios” que definen a un hombre y que lo hacen diferente -socialmente- de una mujer; que lástima es que nos vendan la idea de que nuestra legislación marca el derecho de igualdad entre la sociedad, porque en la realidad cotidiana, no hemos avanzado mucho.

Seguro que muchos de ustedes lectores y lectoras, habrán estado al tanto de las noticias de hace pocos meses donde se cuestionaba el tema del matrimonio gay, la unión de hecho entre personas del mismo sexo y los derechos sociales de los cuales podíamos o no disfrutar, pues a raíz de esa marea de información, me dí a la tarea de hacer una pequeña investigación en redes sociales sobre el “aporte” generado por los comentarios de los usuarios, y eran realmente lastimeros y degradantes; habían quienes ejercían un juicio divino basándose meramente en textos bíblicos, citando versículos que favorecían su opinión, otros tachaban de antinatural la unión entre dos personas del mismo sexo, algunos incluso decían que preferían abortar antes de tener un hijo en dicha condición y había quienes pedían hasta la muerte de los homosexuales, pues según ellos, eramos quienes estábamos pudriendo la sociedad en la que vivimos.

A todo pensé en lo que podían llegar a herir unas palabras dichas sin ningún bozal, pero también me cuestionaba en qué los puedo perjudicar yo como homosexual?; es acaso el problema no traer hijos al mundo que vienen a vivir en una sociedad que no se puede ni alimentar sola ? ; soy de las personas -junto con mi novio- que pensamos en que mejor adoptar y poderle cambiar la vida a un niño que nació de un matrimonio heterosexual y que topó con la desgracia de tener padre más animales que mi propio perro.

Acaso, y teniendo en consideración las noticias de los medios de comunicación, no es mejor que dos hombres vivan como pareja en una casa y que mantengan buenas relaciones con el vecino, que no una pareja de heteros que cada vez que el tipo se pasa de birras le receta “sopa de muñeca” a la cónyuge; o en el peor de los casos, se gasta la plata andado con otras mujeres, rompiendo la ilusión de los hijos de crecer en un hogar tranquilo y que en su lugar crecen con las imágenes de una mamá que llora a escondidas, que pasa por depresiones y que tiene que hacer que la plata rinda para poder llegar hasta la siguiente quincena.

La sociedad costarricense, ha sido una gran hipócrita, nos creemos muy civilizados y modernos, pero por dentro nos repugna la “otredad”; no queremos que los que son diferentes sean felices.

En mi caso, mi novio y yo no todos los días nos decimos cuantos nos amamos, (sí, así de cursis o pegas), pero es bonito ver que una persona cree en uno y que uno puede creer en él, pero lastimosamente, ante la sociedad somos unos raros, unos engendros, al igual que los maes que se besaban frente a la facultad, pero que tenemos algo en común, le apostamos al cambio,  no nos mortificamos por el qué dirán, y aunque les duela y se retuerzan aquellos a los que les da asco o incomoda, somos sumamente felices, y eso, lectores, vale más que mil dedos señalado.

-Alberto-

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Jaime CG dice:

    Pues sí que has tardado sí, en volver. Ahora hay que coger el ritmo y no decaer en la escritura.
    Me alegra que estés tan bien con tu pareja. Es bonito eso. Y es bonito decirle al otro lo majo y bueno que es, y lo que le quieres. Y viceversa. Casi, casi, eso merece un relato digno de fechas felices como la Navidad. 😉
    Hay gente que piensa que todo el mundo debe ser como ellos. Y quieren convencernos de que es así, y os demás estamos equivocados. Dios no suele hablar claramente él. Lo deja en manos de otros que interpretan lo que dice a su manera, según sus intereses. Y lo dicen como levantando el mentón, en tono muy alto, con con seguridad. Algunos, al escuchar a gente así, les creen.
    Yo me quedo con eso de “Dios es amor”. Amor. No amo a este y a este no. Amor. Punto.
    Tengo que poner una escena de “El Ala Oeste de la Casa blanca”. Harían bien esos que utilizan citas de la Biblia a su antojo, en escucharla y pensar después.

    besos.
    muchos.
    envueltos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s